miércoles, 9 de enero de 2013

Roast beef de dieta

Ya sabéis que estoy intentando poner recetas altas en proteínas y bajas en hidratos, que nos ayuden a hacer un poco de dieta. Así que he hecho un roast beef lo más ligero posible. He optado por un redondo de ternera de 2.2 kg de peso. Me gusta más hacerlo con una pieza de lomo alto o bajo de ternera o buey, pero esta vez he preferido coger un trozo de carne con menos grasa. La pieza tiene que ser como mínimo de 2kg, aunque a mí me gusta más grande, porque cuanto más grande queda más jugosa. Además, en lugar de cebollas, he puesto puerros, que son muy diuréticos y nos vienen bien. Para el resto de la familia, que no está a dieta, he hecho un puré de patatas para acompañarlo.

Yo lo he tomado solo con los puerros y la salsa. Me ha gustado mucho. Espero que lo probéis y que os guste tanto como a mí.

Ingredientes:
Un redondo de ternera de más de 2 kg
3 puerros enteros (se podría poner cebolla o cebolletas)
Mostaza a la antigua (opcional)
Sal y pimienta
Un chorrito pequeño de vino tinto (opcional)
Una cucharadita de salsa Worcestershire (opcional)
Una pastillita de caldo de carne (opcional)

Se enciende el horno a 240º.

Se ata la pieza de carne con bramante, para que quede bien apretadita.





Le ponemos sal y pimienta y la untamos con mostaza a la antigua (es casi todo semillitas). Limpiamos bien los puerros, dejando bastante parte verde. Ponemos en una fuente de horno los puerros y, sobre ellos, la pieza de carne y lo metemos en el horno 30 minutos.






Pasados los 30 minutos, si queremos damos la vuelta a la carne y la rociamos con el jugo que ha soltado.







Echamos medio vasito de agua en el fondo de la fuente (que no toque la carne, solo los puerros), bajamos el horno a 190º y lo dejamos 15 minutos más por cada medio kilo de peso de la carne. Esto es para que quede muy hecho, como lo quería yo hoy.

Si uso lomo bajo o alto me gusta más crudo y lo dejo menos tiempo. Si te gusta bastante crudo, llegan 10 minutos por cada medio kilo, si te gusta medio hecho 12 o 13.

Al terminar ese tiempo, lo sacamos del horno.



Enrollamos la carne en papel de aluminio y lo dejamos reposar entre 20 minutos y media hora (aunque no pasa nada si queda un poco más de tiempo).




Cogemos la fuente del horno y, si se puede, la ponemos sobre el fuego. Le echamos un vaso grande de agua, si queremos el vino (muy poquito, estamos a dieta), la salsa worcestershire y el cubito de caldo y la tenemos entre 5 y 10 minutos, removiendo continuamente con una cuchara de palo, hasta que se haga una salsa espesa y oscura. Si vemos que está muy espesa, podemos echar más agua. Los puerros pueden seguir en la fuente todo este tiempo y seguir haciéndose con la salsa. Si la fuente no puede ir al fuego, separaríamos los puerros y haríamos la salsa en un cazo.




Quitamos la carne del papel de aluminio, le retiramos el cordón y la cortamos en lonchas finas (yo lo hago con cuchillo eléctrico). La servimos partida, en una fuente, con los puerros al lado.




La salsa, la colamos y la servimos aparte.



Si los puerros os parece poco acompañamiento, podéis poner también unas setas a la plancha o una ensalada de lechuga.

Os aseguro que os vais a olvidar de que estáis a dieta.


Bon appetit.

2 comentarios:

  1. ¡Qué rico! Tiene una pinta exquisita.

    ResponderEliminar
  2. Anímate a hacerla!! Es muy fácil y siempre sale bien.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...