sábado, 2 de febrero de 2013

Galletas de chocolate para decorar (con forma de corazón)


 



Nunca he celebrado San Valentín. Me parece una de esas fechas absurdas, creadas únicamente con fines comerciales. Pero, cualquier ocasión es buena para hacer unas galletas decoradas. Y, además, las de corazones quedan preciosas…

Voy a hacer varios tipos de galletas: unas más sencillas y otras más complicadas; unas con fondant y otras con glasa; unas con las galletas hechas en casa y otras usando galletas compradas. Pero, eso sí, todas muy resultonas. Así que no tenéis disculpa para no hacerlas y ¡manos a la obra!

Para hacer unas galletas de las más complicadas tardamos aproximadamente tres días. No os asustéis. Se pueden hacer unas galletas bonitas en una hora, con galletas compradas y fondant. Incluso poniéndoles glasa en algún color.

Voy a poner distintos posts explicando cada una de las decoraciones, para que no se haga muy largo.

Ahora os voy a explicar cómo hacer galletas de chocolate con forma de corazones (o cualquier otra forma).




Hay un montón de recetas de galletas para decorar en los libros de cocina y circulando por internet. Las hay de mantequilla, de jengibre, de frutos secos, de chocolate,… Yo esta vez voy a hacer de chocolate, que son las favoritas de los amigos de mi hijo.

Cuando empecé a hacer galletas decoradas, por insistencia de mi amiga Esther (¡Gracias, Esther!), las primeras recetas que utilicé daban como resultado unas galletas muy duras. Leí que las galletas tenían que ser muy compactas para poder soportar la glasa sin ablandar. A mí aquellas galletas no me gustaban nada. Las de chocolate parecían un ladrillo que acababa de caer dentro de tu estómago. Bonitas quedaban, pero no había quien las comiera. Así que decidí probar otras recetas. La que más me ha gustado, hasta ahora, es la del libro “Cookie Craft” de Valerie Peterson & Janice Fryer.




Son unas galletas de chocolate riquísimas, ligeras y crujientes.




Muchas de las recetas que hay de galletas para decorar (incluidas las de chocolate), al terminar de hacer la masa, queda una masa como con grumos, no crema. Una masa muy sólida y compacta, por la gran cantidad de harina que lleva. No es el caso de esta masa. Esta masa es muy cremosa. A mí me recuerda a algo que había cuando yo era pequeña, el “tulicrém”, que era una mezcla de margarina (tulipán) con chocolate. Ya sé que suena asqueroso, pero a mí me encantaba. Pues la textura del tulicrém era muy parecida a las de esta masa. Por ser tan cremosa, a veces es más difícil de manipular. Pero con las instrucciones que os voy a dar, os van a quedar unas galletas perfectas.

Os aconsejo que intentéis hacer las galletas de manera organizada y tengáis las cosas que vais a necesitar preparadas desde el principio.

Ingredientes:
2 y ½ tazas de harina de trigo normal
½ taza de cacao amargo en polvo
1 cucharadita de Nescafé (opcional)
½  cucharadita de sal
250 g. mantequilla a temperatura ambiente
1 taza de azúcar glass
1 huevo
1 cucharada de vainilla




Con una batidora (de pala o varillas o TMX) batimos la mantequilla con el azúcar hasta hacer una crema.




Añadimos el huevo y la vainilla y batimos hasta que está bien mezclado.




Mezclamos en un bol la harina, la sal, el cacao y el Nescafé.



Yo el cacao siempre lo cuelo antes de echar, porque no quiero que quede ningún grumo. 




Con la batidora a velocidad baja, añado poco a poco la mezcla de harina y cacao. La echo en tres o cuatro veces.



Saco la mezcla de la batidora, que tendrá una textura pegajosa. Hago una bola, que voy a dividir en tres partes.




Cojo la fuente en la que vaya a hornear las galletas. La fuente ideal es una lisa, fina, de acero inoxidable. Algunos hornos las tienen. Las que vienen negras son muy gordas y hornean peor, pero si no tenéis otra está bien. También podéis tener alguna fuente lisa de hornear. En Ikea venden algunas baratas que están bien. Es importante que la bandeja sea totalmente lisa, para que las galletas queden lisas por abajo.




Corto un trozo de papel de hornear del tamaño de la fuente que voy a usar para hornear las galletas. Lo pongo sobre la encimera. Pongo encima un tercio de la masa. 




Aplasto un poco la masa con las manos y coloco encima un trozo de papel film del tamaño del papel de hornear.



Paso con el rodillo por encima, hasta tener una lámina de masa del grosor que quiero para las galletas (unos 5 mm).




Estirar la masa de esta manera es comodísimo. No se mancha nada, la masa no se pega y las láminas quedan perfectas.




Ahora tengo que decidir cuando voy a hornear las galletas. Si las voy a hornear al día siguiente, guardaré las láminas en la nevera. Si las quiero hornear lo antes posible, las meto media hora en el congelador. Las láminas aguantan bien varios días en la nevera sin hornear.

Coloco la lámina (con el papel de hornear abajo y el film arriba) en una bandeja que me quepa en la nevera o en el congelador  y meto la bandeja hasta el momento de cortar y hornear. 

Procedo de la misma manera con el segundo y tercer trozo de masa.




Una vez pasado el tiempo de reposo (media hora en el congelador o varias horas en la nevera), vamos a cortar las galletas y hornear.




Lo primero que tenemos que hacer es decidir que formas queremos para las galletas y elegir, de entre nuestros cortadores, los que vamos a usar. Yo os recomiendo que no hagáis más de cuatro o cinco formas diferentes. Cada forma se puede decorar de muchas maneras diferentes. Los resultados suelen ser mejores cuando se experimenta sobre una misma forma, que cuando se tienen muchas formas diferentes y hay que improvisar cada una. No os agobies si no tenéis muchas formas o ninguna. Sobre una galleta redonda se pueden hacer decoraciones preciosas. Y una galleta redonda la podéis hacer con un vaso, si no tenéis cortadores.

Otra cosa que debéis hacer es mirar libros o en internet galletas decoradas. Yo busco en imágenes en google, por ejemplo “Valentine´s cookies”. Suelo hacer las búsquedas en inglés porque hay más variedad. Podéis imprimir imágenes, para tener alguna idea previa a la hora de decorar. También cojo fotos de galletas que yo misma hice otros años.




Normalmente, a quien lo improvisa todo le sale un churro. Tampoco soy del extremo contrario. He visto que alguna gente hace solo un modelo de galleta. Hacen 40 galletas iguales. A mí eso me parece un aburrimiento total. 




Yo esta vez decidí hacer corazones de distintos tamaños, desde muy pequeñitos hasta grandes, algunas mariposas y círculos de ondas con un corazón marcado dentro. El año pasado hice galletas cuadradas de ondas con el corazón marcado y me gustó mucho como quedaron.

Bueno, una vez que hemos decidido que galletas hacer y cogido los cortadores, encendemos el  horno a 175º. 

Colocamos papel de hornear sobre la bandeja del horno que vamos a usar.

Sacamos una plancha de galletas de la nevera o congelador. Vamos cortando trozos de masa con el cortador y los colocamos sobre la bandeja. 




Dejamos un poco de separación entre las galletas, pero no hace falta dejar mucho espacio porque estas galletas no crecen.

Cuando acabamos con una plancha, sacamos otra y seguimos cortando figuras hasta llenar la bandeja. 




Guardamos los restos que nos quedan de masa porque los volveremos a utilizar.




Metemos la bandeja en el horno 10 minutos.

Mientras las galletas se hornean, juntamos los trozos de masa en una bola y los volvemos a amasar con el procedimiento de papel de hornear debajo y film arriba. Si los papeles de antes están en buen estado, los reutilizamos. Si tienen arrugas, cogemos papeles nuevos. Yo uso el papel de Lidl y no se arruga nada. Otros más caros sí se me arrugaban. Una vez hecha la lamina la metemos sobre una bandeja en el congelador.




A los 10 minutos sacamos la bandeja con las galletas del horno. No tienen que dorarse. Si se queman, no están ricas.



Pasamos las galletas una a una a una rejilla. Si no tenemos, buscamos algo que podamos usar, una rejilla del horno o algo así. Si no encontramos nada, los ponemos en una fuente lisa. No las ponemos en un plato o fuente curva, porque las galletas están todavía algo blandas y cogerían esa forma. Y no queremos eso. Buscamos conseguir unas galletas muy lisitas y uniformes.





Una vez retiradas todas las galletas, pasamos la bandeja del horno por un chorro de agua fría hasta que esté completamente fía. Si la bandeja está caliente, a las galletas les van a salir como bultos de aire.

Ponemos un papel de hornear (el mismo, si está bien) sobre la bandeja del horno y procedemos a cortar galletas como la vez anterior. Si queremos imprimir otra forma sobre una galleta, lo hacemos una vez que ya están colocadas en la bandeja de hornear.




Repetimos la operación de cortar y hornear galletas tantas veces como sea necesario, hasta que se nos acabe la masa.



 Los restos los vamos reutilizando una y otra vez.

La última tanda la corté antes de meter en el congelador. Con laminas pequeñas de masa se puede hacer. Con laminas grandes, mejor no hacerla, porque se os ablandaría antes de terminar de sacar todas las figuras congeladas y de ponerlas en la bandeja.




Yo tengo un horno de 90 cm (los normales son de 60 cm) y horneé 3 veces, con la bandeja bastante llena las dos primeras veces. Cuando acabáis de estirar la masa y os salen 3 laminitas pequeñas de masa os parecerá increíble que os vayan a salir muchas galletas. Parece que os fueran a salir una docena de galletas, pero, como se aprovecha toda la masa, cunde muchísimo. A mí me salieron tres parrillas repletas de galletas.




Algunas veces, las galletas se ablandan al echar la glasa si no están muy horneadas. Para arreglarlo podemos hacer un truco (que vi hacer a una bloguera en televisión). Una vez que horneamos todas las galletas, apagamos el horno. Esperamos de 5 a 10 minutos. Ponemos otra vez las galletas sobre la fuente del horno. Esta vez pueden ir apretadas unas con otras porque no se van a deformar. Si no nos caben en una bandeja, ponemos las que no falten en otra bandeja. Metemos las bandejas en el horno unos 20 o 25 minutos. Las sacamos. Estarán totalmente secas y ya no tendremos problemas con la glasa.




Y, otra vez, las ponemos sobre la parrilla y a esperar...




Otro día... la decoración. Siempre es bueno dejar un reposar las galletas un día antes de decorar. Además, estaréis cansadas. La primera vez que hicimos galletas, Esther y yo, lo hicimos todo en un día: masa, horneo y decoración. Acabamos por la noche muertas. Creo que no había ningún musculo en el cuerpo que no nos doliera... Si se organiza en varios días, y se va haciendo una fase cada día, es mucho más divertido.

Y ahora os dejo el "making off" de, cómo buscando una foto bonita de mis galletas de corazones, se me ocurrió hacer un corazón de corazones.










 



Suerte con vuestras galletas!!! Ya me contaréis.






10 comentarios:

  1. Hola Marga,estoy empezando en este mundillo de la repostería y quería hacer unas galletas.
    He cogido tu receta cambiando el chocolate por canela (en casa gusta más) y la masa no se si me ha quedado bien. Está muy grasienta y con textura como de mazapan, se me desmigaja mucho a medida que la intento trabajar. ¿He hecho algo mal?
    Espero que puedas contestarme jeje ah!y por cierto, ¡un blog estupendo!así cualquiera se anima a ponerse el delantal :)
    Gracias por adelantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina, por cómo la describes, yo creo que está bien. Tienes que cortar las galletas cob la masa muy fria. Los restos los vuelves a estirar con el rodillo y al congelador.
      Es una masa un poco difícil dr manejar, pero el resultado vale la pena.

      Antes hacía una que no era pegajosa, pero las gallletas no salían así de ricas.

      Ya me contarás. Un abrazo,

      Eliminar
  2. hola marga yo he hecho galletas el problema mio esta que cuando termino de decorar las galletas esta ya se me ponen blandas, me podrias decir como resuelvo ese problemita, gracias.

    mi primer experimento fue para el primer añito de mi bb!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariel, a vecescpasa, especialmente en climas húmedos.

      Una solución es encender el horno suave (como a 25 grados) y meterlas 15 minutos (o hasta que notes que están secas) con el horno abierto.


      Una vez frías, guardalas en un bote hermético.

      Feliz cumpleaños a tu bebé!!

      Si quieres, puedes mandarme fotos de las gallletas o a facebook o a margavazquez@gmail.com

      Eliminar
  3. Mmm que buena pinta tienen, yo algunas veces he hecho galletas de nueces de macadamia y chocolate, a ver si me animo este fin de semana, y hago también estas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate, si te apetece decorarlas. Si es para comer así, haz mejor unas cookies. Son más fáciles y más ricas.

      Eliminar
  4. Hola Marga,
    Tienen muy buena pinta esas galletas me podrías decir a cuanto equivale en gramos más o menos un tazón de harina de los tuyos.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La taza es una medida estándar, son 240 ml. Esto es como un vaso de los de agua. De todas maneras, como las medidas son todas en taza (excepto el huevo), puedes calcularlo con una taza que tengas en casa. Los 250 g de mantequilla son también como una taza.

      Te pongo estas conversiones que he visto en otro blog:

      •Harina y azúcar glass: 1 taza = 110gr
      •Azúcar: 1 taza = 225 gr
      •Margarina: 1 taza = 225gr
      •Cacao en polvo: 1 taza = 125gr

      Eliminar
  5. Muchas gracias Magda este finde las hago y te cuento que tal me han salido

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...