sábado, 18 de enero de 2014

Tiras de pechuga de pollo con rebozado crujiente






Me encanta la pechuga de pollo rebozada. Creo que a mucha otra gente también. Y no solo la pechuga, muchas otras cosas me gustan también rebozadas. Mi favorita creo que es la berenjena. Cuando preparo berenjena rebozada, no puedo dejar de comerla. Es adictiva.


Sobre la manera de rebozar hay muchas opiniones. Hay quien prefiere la harina, otros el pan rallado. Normalmente, cuando se reboza con harina, primero se pasa por harina y después por huevo. En cambio, con el pan rallado es al revés, primero huevo y después pan rallado. A  mí me gusta más con pan rallado, porque prefiero que el rebozado sea crujiente. Lo que pasa es que, sólo con huevo y pan rallado, no me quedaba la textura gruesa que me gusta. Desde hace años, he optado por usar las dos cosas, harina y pan rallado. Primero paso la carne o verdura por harina, después por huevo y finalmente por pan rallado. Ya sé que no es muy ligero, pero está riquísimo.



Ingredientes:
500 g de pechuga de pollo en tiras
2 huevos
Harina de trigo
Pan rallado
Sal
Aceite de oliva suave (para freír)




Partimos la pechuga en tiras y salamos. Batimos los huevos. Ponemos en un plato hondo harina y en otro plato hondo pan rallado.

Pasamos los trozos de pechuga por harina, cubriendo bien cada trozo.






Cogemos un trozo de pechuga enharinado, lo mojamos en huevo y lo recubrimos de pan rallado. Hacemos lo mismo con todos los trozos.








Ponemos una sartén grande y profunda con bastante aceite en el fuego. Los trozos de pechuga no deben de tocar el fondo de la sartén cuando los pongamos a freír.

Cuando está bien caliente el aceite, echamos los trozos de pechuga rebozados. Podemos llenar bien la sartén porque no nos importa que baje la temperatura del aceite, ya que el pollo se tiene que hacer bien. Si vemos que los trozos se doran muy pronto, bajamos la temperatura.






Cuando están dorados por un lado, les damos la vuelta para dorar por el otro. Depende del grosor de los trozos, pero necesitan al menos 2 o 3 minutos por cada lado. Si dudamos si están hechos, siempre podemos coger un trozo y partirlo con el cuchillo. Mejor eso que dejarlos crudos.




Una vez hechos, los retiramos escurriendo bien el aceite. Servimos con unos trozos de limón.










5 comentarios:

  1. Este es uno de mis platos preferidos desde que soy una niña. Lo que al hacerme mayor he dejado de comerlo por lo del aceite... peeeeeeeeeeero, ya va siendo hora de que se las haga a mi hija :)
    besos

    ResponderEliminar
  2. Qué rico!!! Has probado a añadir al pan rallado, kikos molidos? le da un toque muy rico para los niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo he probado, pero lo he leido en algún sitio. Gracias!!

      Eliminar
  3. al pan rallado perejil picado le da un puntito muy bueno

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...