lunes, 12 de mayo de 2014

Setas al ajillo (Cocina con Ulises)






Hola, hace mucho tiempo que no colgaba una receta y os traigo una muy facilita. A mí de pequeño no me gustaban las setas ni los champiñones, porque tenía miedo de morir envenenado. Pero mi madre leyó que eran muy buenas para el sistema inmunológica y me animó a probarlas. Desde entonces, estoy intentando recuperar el tiempo perdido y, si mi madre me dejara, comería setas todos los días. Como ella estaba harta de cocinarlas para mí, he tenido que aprender a hacerles. Una de mis maneras favoritas es al ajillo. Para no complicarme la vida, uso setas congeladas (ya limpias y cortadas) y ajo seco en laminas. A veces, pongo perejil, orégano o cilantro seco. Pero esta vez hice un exceso y usé cilantro seco. Por supuesto, si vosotros queréis podéis usarlo todo fresco.

La foto de las setas la acompaño de un dibujo de un champiñón que me hizo en Barcelona una famosa ilustradora de libros. También conocí ese día a una escritora, Anna Manso, que me regaló tres libros dedicados. Me dio muchas ideas para cuando no estoy inspirado.










Ingredientes:
500 g de setas variadas congeladas
Un puñadito de laminas de ajo secas
3 o 4 cucharadas de aceite
Un poquito de cilantro
Medio limón
2 o 3 guindillas
Un poquito de sal





Ponemos el aceite en una cazuela de barro al fuego.







Añadimos el ajo y damos vueltas con una cuchara de madera hasta que se doran. Cuidado porque los ajos secos se pueden quemar. Se doran muy rápido.










Echamos también la guindilla. Mirad el cajón que tiene mi madre lleno de especias.






Picamos el cilantro.







Cuando el ajo está dorado, echamos las setas sin descongelar.







Después, echamos el cilantro picado.







Revolvemos , añadimos la sal y dejamos que se hagan a fuego suave. Primero soltaran agua y, después, esa agua se evaporará.












Mientras se está haciendo, cortamos el limón al medio.






Cuando ya se ha quedado casi sin líquido, apagamos y echamos el chorrito de limón.





 



3 comentarios:

  1. jajajaja... lo de no comer setas por miedo a morir envenenado me suena... jajajaja... veo que no soy la única!! jajajajajaj... Al menos a ti se te ha quitado el miedo, yo con mis 43 años aún sigo reticente y máximo como champiñones :P jajajajaja
    Me ha encantado el plato, y si me aseguras que no voy a morir envenenada seguro, seguro que lo hago :)
    Que las musas de la inspiración siempre te acompañen
    besos

    ResponderEliminar
  2. ¿Y si te mueres dentro de 100 años? ¿Cómo saber si no será por esas setas que comiste ahora, o por las que comiste ayer? ¡No conozco a nadie que haya comido setas y no acabe muriendo!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ... yo probé esas setas.
    Estaban buenísimas ...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...