miércoles, 25 de marzo de 2015

Mona (o rosca) de Pascua






Cuando yo era pequeña, todos los domingos de Pascua mi abuela me daba una mona grande de Pascua, una docena de huevos y dinero. Eso era porque era mi madrina. A mis hermanos, y a sus otros nietos que no eran ahijados, les daba una mona pequeña, media docena de huevos y menos dinero. Se supone que era para ir de merienda. Los huevos eran para hacer una tortilla y la rosca para el postre. El dinero para lo que yo quisiera. La mona grande tenía forma de roscón con dos huevos cocidos (uno a cada lado), la mona pequeña, en cambio, tenía forma de bollo y llevaba un huevo en el centro. Al menos así es como yo lo recuerdo.

La tradición de las meriendas de Pascua estaba muy arraigada en Sada. Aquí os dejo unas fotos, sacada del blog Memorias de Sada, de unas chicas celebrando esa fiesta en la década de 1930.

martes, 24 de marzo de 2015

Huevos teñidos de colores





Tenía mucho trabajo que hacer, pero me puse a leer la revista de Food Network. Se me acababa de descargar en la aplicación de Kindle de mi teléfono móvil. De repente, en la página 25, vi un anuncio de una marca de condimentos en el que aparecía una receta para teñir huevos. No me pude resistir. Me levanté del sofá, sin terminar de leer la revista, y me fui a la cocina a teñir huevos.

domingo, 22 de marzo de 2015

Budín de platano







Cuando estudiaba en Salamanca, una compañera me explicó cómo hacer el budín que le había enseñado a hacer una señora inglesa. No recuerdo bien sus instrucciones. Básicamente llevaba pan, huevo y leche. En mis tiempos de pisos de estudiante de Salamanca, donde nunca nos sobraba el dinero y muchas veces teníamos restos de pan, hice muchas veces budines de postre.

El budín (o pudín) es un clásico de la cocina de los países anglosajones. Puede ser tanto dulce como salado. Básicamente es un plato cuajado, al fuego o al horno. Uno de los más populares es es budín de pan, aunque hay muchos otros.

Hace unos días estaba en un apartamento en el sur de Tenerife. Se nos había quedado una barra de pan dura. Pensé en hacer torrijas, pero me acorde de que  hacía mucho que no preparaba un budín. Además, tenía muchos plátanos maduros, así que podía hacer un budín de plátano. Dicho y hecho.

sábado, 21 de marzo de 2015

Cookie gigante vegana con trocitos de Oreo (Pizookie)






Los que seguís este blog, sabéis de mi afición por las cookies (o galletas americanas). Incluso tengo una entrada que es una recopilación de todas las recetas que he publicado. Pero tenía una asignatura pendiente, que era hacer una cookie gigante.

Con todo lo que me gusta la repostería norteamericana, no me había enterado de esta moda hasta que me lo momento mi amiga Miriam del blog La Gormanderia. Ella la toma en un restaurante que se llama Ribs. No sé bien cuál es el origen. Las más famosas parecen ser las de una cadena de restaurantes llamada BJ's, fundada en California en 1987 y especializada en pizza y cerveza casera. Allí las llaman Pizookie, por ser una mezcla de pizza gruesa (servida en molde) y cookie, y las sirven calientes acompañadas de helado de vainilla. Aunque el nombre más habitual con el que se las conoce es "deep dish cookie" y, si hacéis una búsqueda en Pinterest, podéis ver que hay un montón de recetas circulando por ahí.

viernes, 20 de marzo de 2015

Tarta Sacher vegana (Fácil y riquísima)








Aunque me cueste creerlo, Ulises cumplió 14 años. Lo celebró en casa con sus amigos dos días distintos, para que fueran pocos cada día. En el menú: chucherías, palomitas, perritos calientes y tarta. Todo decorado con el kit de fiesta para adolescentes frikis que ya publiqué. Uno de los días preparé una tarta Sacher vegana y el otro una cookie gigante también vegana. Las dos recetas las hacía por primera vez y me encantaron. No sabría por cuál decidirme, aunque la Sacher creo que es mucho más espectacular. Además, parece increíble que sea vegana.

miércoles, 18 de marzo de 2015

kit de fiesta para adolescentes frikis






Hace unos días fue el cumpleaños de mi hijo. Decía que tenía que hacerle un kit de fiesta, pero, cuando se acercaba el momento, me dijo que no. Le parecía una cosa un poco cursi y ñoña, dado que ya cumplía 14. Me ofrecí a hacerle algo muy simple, sin nombres, números o adornos. Solo llevaría imágenes representativas de algunas de sus películas, series y juegos favoritos. Le pareció bien y elegimos Star wars, Alien, Dr. Who y Minecraft.

jueves, 12 de marzo de 2015

Alcachofas asadas





Os decía, en la receta de espaguetis de calabacín con pesto de aguacate, que había preparado un menú vegano el sábado. El tercer plato fueron alcachofas asadas. Ya sabéis que me encantan las alcachofas (como os contaba en la receta de alcachofas con vinagreta de mostaza) y, últimamente, tengo obsesión por los asados. 

Estoy tan vaga que todo lo meto al horno, así que pensé que también podía hacerlo con las alcachofas. Busqué en google y me aparecían básicamente recetas que envolvían cada alcachofa en papel de aluminio. No era lo que yo quería. Vi una receta de la revista Saveur (Carciofi Arrostiti) que se parecía más a mi objetivo, así que con un poco de allí y otro poco de mi imaginación, me puse manos a la obra. La verdad es que tenía un poco miedo porque no sabía lo que podía salir, tenía miedo de que me quedaran duras o insípidas, pero el resultado fue realmente rica. No quedó ni media.

domingo, 8 de marzo de 2015

Espaguetis de calabacín con pesto de aguacate





Había comprado unas verduras muy buenas, así que decidí preparar un menú vegano. De primero sopa oriental de pak choi, de segundo espaguetis de calabacín con pesto de aguacate y de tercero alcachofas asadas. Así dicho, parece muchísimo trabajo, pero lo hice todo en poco más de una hora. Empecé con las alcachofas y, en la hora en la que estuvieron en el horno, hice todo lo demás.

Hace tiempo que había comprado un “espiralizador”. Lo había visto en la red y me había llamado mucho la atención. Es un aparato que sirve para hacer tiras de verduras y frutas. Lo usan mucho los crudívoros (las personas que sólo comen frutas y verduras crudas). Cuando me llegó a casa, lo guardé en un mueble y me olvidé de él. Ayer lo vi y me entraron ganas de preparar algo. Como tenía calabacines, busqué en Pinterest qué fotos había y me aparecieron bastantes de espaguetis de calabacín con pesto de aguacate. Miré algunas, pero ninguna terminaba de convencerme, así que decidí hacerlo a mi manera (improvisando).

jueves, 5 de marzo de 2015

Tarta crujiente de manzana con pasas (Receta fácil en un solo recipiente)






Siempre tengo alguna base de hojaldre en la nevera, por si surge algún imprevisto. Se puede preparar una merienda en un momento (palmeritas, croissants de salchicha o de nutella o napolitanas de chocolate), un primer plato o un postre. Pero claro, muchas veces se queda ahí a punto de caducar. Eso me pasó a mí hace un par de días, así que decidí usarla para hacer una apple pie.

El caso es que me puse a hacerla y me di cuenta de que sólo tenía tres manzanas y cada una de un tipo. No me tocó otra que improvisar. Añadí ciruelas y pasas. Alrededor le día la vuelta al hojaldre como si fuese una “galette” (tarta típica francesa con una masa rustica, que se rellena a menudo de fruta).  Para completarla, le espolvoreé por encima unas almendras laminadas.

jueves, 26 de febrero de 2015

Bacalao al horno con papas "a murro" (Receta fusión canario-portuguesa)






Me encanta el bacalao, así que, cuando vi un trozo grueso y grande de bacalao de Islandia, no lo dude y lo compré. Estaba congelado y desalado. Ahora lo venden mucho así y, la verdad, es muy cómodo para preparar. Cada día estoy más vaga...

Me daba pena cortar la pieza para hacerlo al pil-pil. Para una vez que tenía un trozo tan grande, mejor hacerlo entero. Me acorde de que tenía un libro de cocina portuguesa que me habían regalado con El País. Nadie cocina el bacalao como los portugueses. Siempre que voy allí, me gusta comerlo, como os cuento en la receta de bacalhau dourado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...