jueves, 31 de enero de 2013

Pollo con anacardos tailandés (“Gai Pad Met Ma-Maung” )






Este es un plato típico de la cocina tailandesa, “Gai Pad Met Ma-Maung”, que tomamos siempre en nuestro restaurante tailandés favorito. Se puede tomar con el grado de picante que se quiera (incluso nada picante). Es muy sencillo de cocinar y suele gustar a los niños (si no va picante, claro).

Os voy a contar un secreto. La última vez que fuimos al tailandés (hace dos semanas), le dije a mi familia que nos teníamos que llevar la comida a casa. Llegué a casa y me puse a sacar fotos de todo y diseccionar todos los platos (los rollitos especialmente) para poder reproducirlos lo más fielmente posible.

Es la sexta receta tailandesa en este blog (y la última por una temporadita). Ya tenemos los pinchos de pollo satay (aunque tengo que cambiar la foto la próxima vez que lo haga), los rollitos frescos, el curry verde de langostinos y ahora ésta, además del sustituto de salsa de ostras y de la salsa dulce de chili. Con estas recetas podemos hacer en casa una comida o cena tailandesa e impresionar a nuestros comensales. Es el menú que pido normalmente cuando voy  a un restaurante tailandés. Los platos combinan muy bien unos con otros. Solo tenemos que añadir unos boles con arroz basmati. Las salsas las serviremos en salseritas pequeñas, para que  cada cual se eche a su gusto.












El pollo con anacardos tailandés lleva 2 cucharadas de salsa de ostras, que le dan parte de su sabor característico. Cómo no es fácil de conseguir en algunos sitios, os di ya la receta para una salsa sustituta. Esta salsa es muy rica y se puede usar en infinidad de platos, pero hay que tener cuidado al utilizarla, porque es muy salada y os puede arruinar el plato.

Yo freí primero el pollo en un tempura de maizena. Me gustó mucho cómo quedó. Pero, si preferís, podéis usar otro rebozado o tempura normal. Ya venden la harina para hacerla, aunque es básicamente una mezcla de harina de trigo y de maizena con un poco de bicarbonato. Mucha gente la hace en casa poniendo la misma cantidad de harina de trigo y maizena, una yema de huevo y agua con gas muy fría.

Con esta receta pasa lo mismo que con muchas otras recetas asiáticas. No se necesita ningún ingrediente raro para hacerla (sólo salsa de soja, que ya hay en todas partes) y, en cambio, el resultado final es muy exótico.

Ingredientes:
500 g. de pechuga de pollo 
Una taza y ¼ taza de maizena
½ taza de anacardos fritos (Lo ideal es comprarlos naturales y freírlos en casa, pero podemos comprarlos también ya fritos y retirarles, con una servilleta de papel, el exceso de sal)
3 dientes de ajos
4 o 5 guindillas o una cucharada de pasta de chili (opcional)
 2 o 3 pimientos verdes picantes (opcional)
½ pimiento verde
½ cebolla
Una cebolleta
1 o 2 cucharadas de salsa de ostra (o sustituto de salsa de ostra)
1 cucharada de salsa de soja
Una cucharada de azúcar
Sal
Aceite de oliva suave





Cortamos el pollo en trocitos pequeños y delgados, los salamos muy ligeramente y los mezclamos con la ¼ taza de maizena.




Ahora procedemos a preparar la verdura.




Picamos el ajo no muy pequeño. Cortamos el pimiento en trozos grandes. La ½ cebolla la partimos al medio y la parte blanca de la cebolleta en 4 trozos. La parte verde de la cebolleta la cortamos en trozos grandes y la dejamos separada del resto de vegetales.

Ponemos al fuego una sartén aceite suficiente para freir el pollo, que vamos a rebozar con una especie de tempura, hecha de maizena.




Para ello, echamos la taza de maizena en un bol y le vamos echando agua bien fría hasta formar una pasta suelta, de textura similar a la cola blanca (aproximadamente el doble de agua que de maicena).




Pasamos los trozos de pollo por la crema de maizena y los freímos hasta que estén dorados.




Normalmente los tendremos que freír en dos tandas. Dejamos el pollo reservado. Retiramos el aceite usado.

En esa misma sartén, o en un wok si tenemos, echamos dos o tres cucharadas de aceite. Si vamos a usar guindilla, doramos la guindilla (opcional) y la reservamos. Doramos el ajo, la cebolla, la cebolleta (sin la parte verde), el pimiento y los pimientos picantes (opcional). Lo rehogamos tres minutos.




Añadimos el pollo, la parte verde de la cebolleta, la salsa de soja, la salsa de ostras, el azúcar y medio vaso de agua.





Dejamos hacer todo junto a fuego suave unos cinco minutos. Añadimos los anacardos y la guindilla que habíamos reservado. Lo probamos y rectificamos de sal, si es necesario.




Lo servimos acompañado de arroz tailandés. Os va a encantar!!






7 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene!!!!! Y que montón de fotos!!!!, como las subes con esa forma de unas al lado de otras? A mi no me deja.... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo colocas tú el gadget de imprimir? Yo no lo encuentro...

      Eliminar
  2. Gracias, Ana!! Está rico-rico.

    Las fotos del principio hago un collage en pickmonkey, que es gratuito.
    Las seis de los platos tailandeses, las puse en tamaño pequeño y las arrastre. Cuando lo haces, se te va una para un lado, pero le das a centrado y ya se coloca. Cuesta un ratillo, porque el blogger hace lo que quiere, pero con un poco de paciencia...

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno! Lo he hecho y está buenísimo, muy recomendable también para niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy rico y a los niños les suele encantar. Me alegro que te gustara. Un beso,

      Eliminar
  4. Artykuł mnie bardzo zaciekawił, fajnie teraz wiem więcej.
    Ogólnie fajna strona :) Pozdrawiam

    odchudzanie dieta

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...